NEGOCIOS

2021: el año de las franquicias hoteleras

Tras un 2020 de magros resultados financieros globales para la hotelería, en Sudamérica las franquicias surgen como opción válida para revertir la tendencia.

Aunque no es ningún secreto que el sector turístico haya sido uno de los más afectados por la pandemia, en hotelería las franquicias surgen como alternativa válida para salir adelante. Desde el inicio del aislamiento, con la mayoría de los hoteles temporalmente cerrados, el mercado se ha concentrado en elevar los protocolos de higiene y seguridad, tanto para sus colaboradores como para sus huéspedes.

El impacto de 2020 no tuvo precedentes en cuanto a profundidad, gravedad y duración. No solo para nosotros, sino también para la economía global. El 98% de los países han tenido restricciones de movilidad y nuestra industria vio caer el número de viajeros internacionales en casi 1.100 millones (-74%). Por lo tanto, no sorprende que los resultados financieros de Accor reflejen este contexto global. En Sudamérica, la tasa de ocupación fue del 23%, una caída de 34 puntos respecto a 2019, mientras el RevPAR registró una baja del 61,9%.

Entre las enseñanzas que ha dejado este período, la relevancia de las marcas se ha hecho evidente, considerando que los aspectos relacionados con la bioseguridad están implícitos en una red global como la nuestra. De hecho, en algunas reaperturas parciales se observó que la decisión de viajar no se debe al precio, sino a la seguridad.

En este escenario, tener el respaldo de una marca fuerte y reconocida marca la diferencia: avala que se siguen estándares de servicios, instalaciones, higiene y seguridad, elevando la confianza del viajero a la hora de concretar su elección.

Tiempo de conversiones

Por ello, apostamos por las conversiones de hoteles en todo el mundo. Solo en América del Sur, el 80% de los establecimientos siguen siendo independientes y, consecuentemente, existe un potencial de crecimiento enorme.

La oportunidad es tanto para hoteles únicos como para pequeñas cadenas locales. Además del beneficio de marca que brinda seguridad al cliente, al ingresar al portfolio de un grupo global como Accor, los inversionistas cuentan con el respaldo de un equipo operativo calificado y con acceso a una poderosa plataforma de distribución que conecta al hotel con las agencias online y tradicionales más grandes del mundo. Pueden, además, comenzar a recibir huéspedes frecuentes de los programas de fidelización, quienes suelen hacer reservas directas y gastan más en el hotel. Y tienen de su lado a grandes equipos de ventas locales, regionales y globales junto a beneficios en compras compartidas a mejores costos debido a la escala en la que se realizan.

Casa Campus 9 de julio.jpg
El sistema de franquicias ha demostrado gran efectividad en la industria hotelera.

El sistema de franquicias ha demostrado gran efectividad en la industria hotelera.

En el Grupo Accor hemos estado trabajando con este enfoque a fin de expandir las franquicias en Sudamérica con buenos resultados. A principios de año lanzamos 42k24, un plan de desarrollo de franquicias que apunta a llegar a 2024 con 42 mil cuartos de este tipo en la región. Hoy tenemos 24 mil, entre operativos y en construcción, y creemos disponer de espacio para este crecimiento en los próximos cuatro años.

Nuevas marcas

Además de las marcas tradicionales con las que ya trabajamos –como ibis, Novotel y Mercure– tenemos la oportunidad de traer nuevas banderas a la región, como Tribe, SLS y Delano.

A pesar de ser una multinacional, tenemos un liderazgo indiscutible en América del Sur. Esto nos acerca a nuestros socios hoteleros que necesitan este apoyo regional. En otras palabras, el concepto de “Glocal” es una realidad para nosotros: fuerza global con apoyo local.

Confiamos en que 2021 será el año de las franquicias en hotelería y estamos preparados para ser el socio ideal para cualquier persona interesada en invertir.

Temas relacionados

Notas de Tapa