Carlos Mackinlay (Sectur Ciudad de México)

"Ciudad de México no está lista para una promoción masiva"

La pandemia dejó lecciones valiosas en Ciudad de México: mostró un sector resiliente y expuso a las asociaciones verdaderamente representativas del sector.  

-No hemos hecho el corte de caja todavía. Sí es un precio alto lo que se va a pagar, sobre todo en materia de empleos y establecimientos que tuvieron que cerrar, como restaurantes. Podemos decir que en general un 95% de la actividad turística en Ciudad de México decayó, sobre todo en los meses de abril y mayo y parte de junio. A partir del mes de julio se empezó a observar una muy leve recuperación.

-Según estimaciones de Sectur Ciudad de México, ¿cuándo podría hablarse de una recuperación plena?

-Pensamos que en diciembre estaremos ya en un 40% de lo que fue el mismo nivel del año pasado, entre 40% y 45%; si nos va bien, 50% de lo que fueron los niveles en esos indicadores del año pasado en ocupación, derrama económica y empleo. Pero pensamos que se va a necesitar por lo menos todo el 2021 para poder recuperarse e inclusive algunos dicen que la recuperación plena llegará en 2022 o 2023. Nosotros pensamos tener un mejor año en el 2021, evidentemente.

-¿Existe el riesgo de perder conexiones aéreas importantes en Ciudad de México?

-Afortunadamente, aunque muchas rutas suspendieron sus vuelos en ningún caso fue por algún cierre de aeropuertos en México. Todos los aeropuertos estuvieron permanentemente abiertos y eso fue y sigue siendo un factor sumamente importante que hay que destacar. Aeropuertos de otros países están todavía cerrados o con operaciones muy limitadas. Nosotros ya tenemos confirmación de que los vuelos de Turkish Airlines regresan y recientemente inauguramos el vuelo México-Laredo de Aeromar, que va a ser típicamente un vuelo para turismo de negocios. Laredo es una frontera importantísima a nivel económico y Ciudad de México es sede de muchas de las empresas que operan allá; entonces podemos presumir que en plena pandemia tenemos esos vuelos inaugurales.

Al día de hoy el aeropuerto de Ciudad de México ya funciona a un 55% de lo que estaba funcionando en la misma época del año pasado. Es decir que hoy en día se llevan más de 600 operaciones aéreas entre despegues y aterrizajes, lo que da un promedio por hora bastante interesante de operaciones.

carlos-mackinlay.JPG
Carlos Mackinlay, titular de Sectur Ciudad de México.

Carlos Mackinlay, titular de Sectur Ciudad de México.

Acciones de Sectur Ciudad de México

-¿Cuáles fueron las acciones de apoyo de Sectur Ciudad de México a la industria turística capitalina?

-Hicimos muchas acciones en beneficio de los empleos más vulnerables en el sector. Trabajamos junto con otras áreas de gobierno apoyando a los guías de turistas, transportistas turísticos, conductores, operadores y meseros. Ese apoyo se dio a través de seguro de desempleo y de despensas que se dieron a muchas personas. Nos dimos cuenta que en la Sectur Ciudad de México tenemos un déficit de información de todas las personas que trabajan en el sector. También nos hemos dado cuenta que hay un grado de informalidad bastante importante, más de lo que nosotros pensábamos en todos los ámbitos, particularmente en el ámbito de los restaurantes, pero también de la transportación o de la hotelería, lo cual es una situación preocupante y a la que habría que poner poco a poco un fin, es decir, buscar un remedio para que se formalice cada vez más el sector turístico en beneficio de los trabajadores y del propio sector. Otra cosa que hicimos fue trabajar al unísono con la iniciativa privada para establecer todos los protocolos de seguridad e higiene. En ese sentido, se trabajó muy bien con todos los segmentos del sector, al punto de que se diseñaron cerca de 15 distintos protocolos que sirvieron para iniciar las actividades en varios de estos segmentos.

Yo diría que fue un trabajo de asociaciones: trabajamos mucho con una docena de agrupaciones, como la Asociación de Hoteles de la Ciudad de México, con la AMAV Ciudad de México, con Asociación de Turismo de Reuniones (ATR) y la Asociación Latinoamericana de Spas.

En la crisis uno se da cuenta de cuáles asociaciones realmente son representativas y trabajan bien. Nos dio mucho gusto trabajar de la mano de asociaciones y fue una enseñanza importante: aquí es cuando ves si las asociaciones son de puro membrete o si funcionan bien, se ve realmente quiénes trabajan en beneficio del sector.

También trabajamos mucho con prestadores de servicios turísticos independientes. Ellos fueron en muchos casos los que nos proveyeron de información sumamente relevante acerca de cómo está el sector. Tenemos cerca de 25 grupos de chats distintos con más de 1.000 prestadores de servicios turísticos con los que nos comunicamos a diario. Todos reciben noticias de nosotros cada día y recibimos decenas de comentarios, por lo que realmente tenemos bien el pulso de parte de los prestadores de servicios turísticos de la ciudad.

-En términos de promoción, ¿cuál es la estrategia para decirle al mundo que Ciudad de México es un destino seguro?

-Tenemos el Timbre de Seguridad Turística Ciudad de México 2020 y el Sello de Viaje Seguro del consejo Mundial de Viajes y Turismo (WTTC, por sus siglas en inglés) pero todavía estamos en semáforo naranja en Ciudad de México, es decir, tenemos limitaciones importantes en aforos y algunas actividades. Por ejemplo, congresos y convenciones todavía no están abiertas ni siquiera con aforos reducidos. Exhibiciones sí, ya tenemos ferias y exposiciones al 30% pero todavía faltan algunas áreas que son importantes. Eso significa que en este momento la mejor campaña es la de una ciudad segura, por eso el Programa Turismo Seguro. La segunda parte tiene que ver con que la ciudad no está lista todavía para una promoción masiva. Tenemos ya una campaña armada, con la Asociación de Hoteles, con restaurantes, con apoyo de empresas de tarjeta de crédito, con museos y muchos prestadores de servicios turísticos, pero no estamos en la posibilidad de lanzarla porque todavía no queremos hacer un llamado multitudinario al turismo en Ciudad de México. Tenemos que ser pacientes y todavía necesitamos esperar un poco antes de lanzar una campaña que por suerte ya tenemos diseñada y que va a ser muy exitosa.

-En su calidad de funcionario público, ¿cuáles fueron las lecciones que dejó esta crisis?

-En calidad de funcionario público, el compromiso de la Jefa de Gobierno de Ciudad de México para liderar un proceso tan complicado. Fue un proceso que nos hizo pasar, primero, por una etapa de sorpresa cuando todo se cerró de un día para otro; un segundo momento de indefinición y tristeza sobre lo que iba a pasar con el sector; y luego un tercer momento de recuperación de la confianza, cuando empezamos a trabajar con los protocolos. Ahora vivimos un momento que no es eufórico pero sí es interesante en materia de recuperación. Un dato es que cada semana recuperamos un 1% de ocupación hotelera. Quizás como funcionario lo que más destaca es que uno va a dejar, por un lado, las peores cifras en materia de turismo de la historia de toda la ciudad y eso siempre queda en el récord de uno; pero, al mismo tiempo, uno quiere destacar como el funcionario que hará lo más posible para la recuperación de su sector y creo que en ese sentido eso será de las grandes enseñanzas: estamos profundamente involucrados en la recuperación, en el apoyo hasta donde sea posible del sector y lo estamos trabajando a todos los niveles.

-¿Quiénes son los ganadores y perdedores con esta crisis?

-Yo creo que no hay realmente ganadores. Evidentemente los que se vieron obligados a cerrar sus establecimientos son los que han perdido. Sin embargo, el sector ha mostrado una fuerte resiliencia, una capacidad para enfrentarse a retos distintos a través de una cantidad de eventos virtuales que han permitido mantener a flote temas como la promoción, actualización y capacitación. Creo que el segmento saldrá mucho más unido de lo que estaba antes porque al parecer todo mundo estuvo buscando propuestas y soluciones, está ganando el interés por desarrollar nuevas formas de turismo y en Ciudad de México esto es interesante. Es decir, todo mundo está aprendiendo y buscando cómo reintegrarse a una nueva situación que todavía no está del todo dibujada y con instrumentos nuevos y en ese sentido el sector ha sido sumamente noble.

Notas de Tapa